Voy a estudiar, consumir cannabis: ¿Es bueno o malo?

Este no es un debate de reciente data, pues desde que se tiene conocimiento de los efectos del consumo de esta planta, se le ha acusado de provocar efectos adversos en nuestra memoria, en el aprendizaje y como consecuencia en el rendimiento académico. Pero, recientemente los hallazgos nos han demostrado que no siempre será así ya que muchas personas suelen consumir marihuana debido a que puede ayudarles a estudiar, entrenar o incluso trabajar.

Más allá de la conducción bajo sus efectos, existen pocos temas que sean tan controvertidos dentro del mundo del cannabis como la manera en la que afecta al rendimiento mental. El cannabis psicoactivo claramente ejerce una influencia en el cerebro, pero debemos saber hasta qué punto. El cannabis cuenta con cualidades que pueden hacer que resulte un tratamiento bastante eficaz para numerosas enfermedades graves, pero también se hace un tema preocupante para aquellos consumidores que no se encuentran bien informados. Con respecto a los estudios y al entrenamiento físico, podemos encontrar innumerables testimonios anecdóticos de la forma en que la hierba ha mejorado su eficiencia, aunque las respuestas no están muy claras aún.

Y aunque la controversia no se ha aclarado, pues no se ha determinado si la marihuana en realidad ayuda o dificulta los momentos de estudio y el funcionamiento cognitivo, si podemos encontrar diversas formas de enfocar dicha situación. Se pueden mencionar un par de directrices que son bastante claras, aunque no se cuente con estudios concluyentes.

Una de estas reglas sugiere que, una persona que aun tenga su cerebro en desarrollo no debería consumir cannabis. En otras palabras, los niños y adolescentes no se encuentran aptos para el consumo de cannabis. En el caso de los adolescentes, deberían estar al tanto del impacto de su consumo a largo plazo, antes de haber alcanzado la madurez, debido a que podría verse alterado el desarrollo del cerebro.

Las investigaciones que se han llevado a cabo en referencia al consumo de cannabis en adolescentes, nos muestran una correlación entre los estudiantes de alto rendimiento que evitan el consumo de cannabis en mayor medida, que sus compañeros “menos aventajados”. Y aunque no lo creamos, la legalización nos muestra una tendencia a minimizar su consumo entre adolescentes, y al parecer es porque la sustancia pierde parte de su estigma y con ello se discute de una forma más abierta.

No existen conclusiones que sean definitivas

Podríamos afirmar que el cannabis tiene una gran incidencia negativa en el aprendizaje, y no tan solo en los menores de edad, sino también en los adultos. Si bien no existe evidencia que sugiera que la hierba afecta la memoria a largo plazo, la capacidad de procesar y retener nueva información, si se ha encontrado que, en determinadas situaciones, el cannabis puede incitar la creatividad, y en consecuencia la productividad y el rendimiento. Lo ideal siempre será tener presente los pros y contras a los que conlleva el consumo de cannabis a largo plazo para el estudio y entrenamiento.

Scroll Up