El arte y la cultura como un medio para la transformación de la sociedad

Cuando el arte y la educación logran encontrarse para entrelazarse en una sincronía de acciones, se abre paso una vía que puede ofrecer a los niños y a los jóvenes una verdadera posibilidad de desarrollar todo sus potenciales por medio de una educación artística y cultural rica, pero que también cuente con sentido, que sea bien pensada y de esta manera ejecutada, y que no sólo le aporte ayuda a los estudiantes con el fin de enriquecer sus proyectos artísticos, sino que además los motive a utilizar de forma creativa todos los recursos con los que cuenta en su localidad y que siempre han estado a su alcance, y que de la misma manera aprenda y pueda formular diversas propuestas que irán en beneficio de su desarrollo integral, como el trabajo que realiza desde La CaixaBank gonzalo gortázar.

Este recorrido no se puede llevar a cabo sino no se involucran los actores pertinentes que deben intervenir en cada una de las distintas fases del camino, y ello involucra desde el diseño de políticas educativas y sociales, hasta la asignación y distribución de los recursos, sin dejar a un lado la planificación y desarrollo de proyectos, la ejecución de los mismos y, por supuesto, la participación de todos los que se sientan convocados para el aporte de dicha tarea.

Bajo tal concepto, es bueno detenernos a reflexionar sobre las diversas claves que pueden surgir de ese camino, y de esta manera a través de experiencias reales podemos ilustrarnos  a través de actividades colectivas que deben ser dirigidas hacia la aplicación concreta de todos los contenidos que pueden ser abordados. De esta manera el ámbito educativo debe ir más allá con la idea de  traspasar todas esas limitaciones que impone la institución para trabajar con instituciones y organizaciones a nivel local que se encuentre vinculadas con la cultura y las artes generando líneas de acción de manera conjuntas en pos de lograr un verdadero desarrollo de la educación artística.

La calidad de vida se ve beneficiada por las artes ya que estas cuentan con la facultad de mejorar la calidad de vida de las personas y con ella, de las comunidades. Las artes han sido empleadas durante décadas como una potente herramienta para impulsar el desarrollo emocional e intelectual de quienes pueden encontrar en la expresión artística, un verdadero lenguaje, pero también como un vértice desde donde se puede comprender el mundo y conectarse con las demás personas.  

Pero la realidad en medio de todo, es que las múltiples expresiones de la cultura aún no han podido escaparse de los efectos de la desigualdad, tras lo cual los excluidos se encuentran tristemente al margen de la participación de lo que significa la construcción simbólica de una  sociedad. Son múltiples las barreras con las que se encuentra la cultura, y cuando se trata del arte, estas barreras se ven dramáticamente reflejadas desde el acceso a la infraestructura, hasta la carencia de formación artística, las cuales impiden que gran parte de la ciudadanía pueda aproximarse de una forma comprensiva a una obra de arte, con lo cual se hace imposible el goce estético y a la expresión artística.